La formación en idiomas es un problema común en una buena parte de las empresas españolas, a pesar de los esfuerzos de los Departamentos de Recursos Humanos que tratan de resolverlo.

Se hacen numerosos esfuerzos económicos y probaturas de distintas fórmulas o modalidades formativas que el mercado de los idiomas en España propone, a menudo, sin conseguir los resultados que se requieren para que sus empleados ganen ventajas competitivas en su trabajo.

En Union Pacific sabemos que hay una serie de errores habituales en la formación de los idiomas que alejan de los resultados:

  • No se establece una definición de objetivos en función de las necesidades, intereses y plazos de los participantes. Con frecuencia se marcan unas prioridades de logística que condicionan y entorpecen los proyectos didácticos.
  • Se decide aplicar un formato de curso inadecuado por distintos motivos, costes, organización, etc que anula la posibilidad de cumplir con el objetivo.
  • Se pretende alcanzar resultados demasiado ambiciosos en plazos de tiempo inviables, en un intento de aprovechar atajos inexistentes.
  • En numerosos casos se encomienda la ejecución del proyecto de formación en idiomas a proveedores (academias o centros de formación) con poca o nula estructura y que basan su trabajo en ser una mera agencia de profesores sin posibilidades de sostener de forma continuada a través del tiempo programas sólidos que den lugar a la obtención de resultados que las empresas precisan.
  • Se da prioridad con frecuencia a las ofertas con precios bajos en lugar de indagar y decidir por otras que ofrezcan mejores expectativas de alcanzar los resultados que se persiguen, malgastando de esta manera el esfuerzo y el dinero. El bajo coste en la formación merma de forma directa la calidad y el rendimiento.

En Union Pacific sabemos que aprender idiomas es un objetivo perfectamente factible, es cuestión de planificar proyectos realistas, sostenidos y enfocados a la consecución de los resultados que se precisa alcanzar.