Desde Union Pacific animamos a todos aquellos que próximamente tengan la necesidad o iniciativa de aprender a hablar inglés aunque su nivel de partida sea cero o principiante. Sabemos que el aprendizaje de un idioma no es un proyecto a corto plazo, sino a medio o largo plazo, lo que a veces supone un muro difícil de traspasar por las personas que emprenden este proyecto.

Factores que afectan a la hora de aprender inglés

Es verdad que depende, por un lado de la cantidad de tiempo y energía que tengamos disponibles para dedicarle y otro factor a tener en cuenta es nuestra facilidad y habilidad para el aprendizaje de otras lenguas que no son la nuestra nativa.

Como decíamos en un post anterior nunca es tarde para aprender idiomas.

Marquémonos metas a corto plazo

Es importante ir marcándonos metas a corto plazo (subir un nivel, aprender determinado número de estructuras y/o vocabulario, etc) para, una vez completadas todas ellas, conseguir el objetivo global de hablar inglés.

Primer objetivo: nivel A2 preintermedio

En este post nos vamos a centrar en la primera meta cuantificable y accesible cuando se empieza el aprendizaje del inglés. En un período de 6 – 12 meses (200 – 250 horas de estudio), se puede superar lo que denominamos nivel Umbral (alcanzar el nivel A2 Preintermedio según el Marco Común Europeo de las Lenguas).

Este primer objetivo es realmente factible para todo el mundo, sólo se requiere un plan de trabajo ordenado basado en un programa bien organizado y estructurado en cuanto a contenidos y calendario de los conocimientos a adquirir.

La importancia del programa que siga el centro de formación

Siempre será más sencillo, sobre todo si es el primer idioma extranjero al que nos enfrentamos, que acudamos a un Centro de Formación en idiomas especializado que nos ayudará a focalizar el objetivo mediante un programa de estudios que tenga en cuenta, la sucesión de contenidos a desarrollar de forma coherente y ordenada y a fijar los plazos de forma razonable. Hablaremos próximamente en otro post sobre este punto.

En esta etapa es fundamental que nos orienten para no tener la sensación de estar perdiendo el tiempo o estar perdidos en nuestro aprendizaje, el espectro del idioma a aprender en este punto es todo, por lo que si no tenemos claro el programa corremos el riesgo, muy común a veces, de caer en la desilusión que nos lleva a abandonar este proyecto con la sensación de que “los idiomas no son lo mío” o “es imposible para mi”.

Este es un error típico en los alumnos de primeros niveles. El aprendizaje de un idioma, como en todos los procesos de aprendizaje, hay personas que tienen más capacidades o habilidades y otros que tienen menos, pero eso sólo supone, en este caso, invertir más o menos tiempo y más o menos energías, no que no se pueda conseguir.

Una vez, hemos conseguido el primer objetivo…

Después de haber alcanzado este primer objetivo, además de la satisfacción personal que conlleva, lo que es el estímulo que va a tirar de nuestra voluntad para continuar en nuestro proyecto, seremos capaces de:

  • Comprender frases y expresiones simples en presente pasado y futuro de uso frecuente relacionadas con áreas de experiencia que nos son especialmente relevantes (información básica sobre sí mismo y su familia, compras, lugares de interés, ocupaciones, etc.)
  • Sabremos comunicarnos, con carencias aún, a la hora de llevar a cabo tareas sencillas y cotidianas que no requieran más que intercambios simples y directos de información sobre cuestiones que nos son conocidas o habituales.
  • Sabremos describir en términos sencillos aspectos de nuestro entorno así como cuestiones relacionadas con nuestras necesidades inmediatas.

Una vez superada esta primera meta, estaremos preparados para abordar la siguiente fase de nuestro proyecto.

Esperamos que os animéis y nos contéis vuestras experiencias en este los comentarios.